XIV FERIA DEL LIBRO

 

El colegio ha celebrado su XIV Feria del Libro el viernes, día 27 de abril, Después de dos cursos escolares sin llevarla a cabo a causa de la pandemia. Este año la actividad se ha encuadrado dentro de la IX Semana Cultural "Jardines". Esta feria tiene su peculiaridad en la organización de la venta de libros que los propios alumnos traen al colegio para que otros compañeros puedan adquirirlos a un precio simbólico por una cantidad no superior a un euro y medio. Con esta iniciativa se pretende que aquellos libros olvidados en casa o que ya se han leído puedan formar parte de la ilusión de otros niños, prolongando su vida en un nuevo hogar y dándoles la oportunidad de hacerlos útil. Este curso escolar se ha cambiado la ubicación de la misma que se ha llevado a cabo junto al patio de educación infantil.

 

La actividad se encuadra dentro del reciclaje de libros usados y se aleja de la tradicional venta de libros de las editoriales, con un marco más mercantilista, para darle un verdadero valor educativo. Durante la semana cada alumno va entregando a su tutor los libros usados de casa que quiere poner a la venta y a los que el mismo alumno pone precio, previo consentimiento de sus padres. Los profesores tutores toman nota de su título, vendedor y precio para que todo esté debidamente preparado, colocándole una pegatina con estos datos. Su valor va desde los cincuenta céntimos hasta el euro y medio, haciendo posible que estas cantidades se hagan comunes en el trasiego del mercadillo que se celebra posteriormente para hacer un uso práctico de las monedas actuales y sus fracciones. Cada aula prepara durante la semana, y con la ayuda del profesorado, su propio “stand”, donde hoy se han vendido los ejemplares que se han entregado con la ayuda de madres y padres de los propios alumnos. En la decoración de estos puestos no han faltado las referencias a autores, libros, personajes de cuentos que han puesto una nota de color en cada puesto, para que una vez que se ha comenzado la feria cada niño pudiera buscar aquellos libros que más les ha llamado la atención y sobre todo a un buen precio.

 

Al final de la semana ha tocado repartir beneficios, puesto que una vez acabada esta feria, cada alumno que ha vendido los libros aportados en la misma, ha recibido la cantidad correspondiente a su venta. Toda una oportunidad para conciliar la vida de lector con las primeras experiencias como empresario, a la vez que se da la oportunidad de seguir dando vida a los libros que ya no usamos y que seguro ahora son la ilusión de otros niños como lo fueron de sus primeros compradores.